Mostrando las entradas con la etiqueta internet. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta internet. Mostrar todas las entradas

sábado, 16 de mayo de 2009

La dolorosa libertad

A finales de los años ochentas, una de las inquietudes de este su globbero de confianza, era publicar dibujos con crítica, diariamente generaba uno o dos dibujos y los dejaba en el cuaderno. Era uno más de decenas de amateurs que dibujaban.

Mi crítica quebaba guardada y mis argumentos sobre lo que hasta la fecha considero injusticia, quedaban en un grupo de amigos y conocidos que de vez en vez leíamos medios como la revista Proceso, La Jornada, incluso Novedades o El Nacional. Eran mis fuentes de información más serios, la crítica entre preparatorianos y universitarios de ese tiempo se desataba contra Televisa y aún se sentía fresco el aroma a fraude electoral del 6 de julio de 1988.

La discusión quedaba en un grupo pequeño. Quién se animaba quizás enviaría una carta a esos medios para dejarse escuchar. No recuerdo un sólo caso, pese a las intenciones entusiastas.

A finales de noviembre de 1991, me decidí por llevar mis trabajos a un diario en Poza Rica. Desistí por ir a La Opinión que desde aquel tiempo se mantiene como uno de los peores periodismos y opté por el segundo de mayor penetración en la zona norte de Veracruz: El Norte de Poza Rica.

A qué viene toda esta historia "egográfica", a que estaba lejana la idea de que cualquiera pudiera publicar o manifestarse de forma que un grupo mayor lo viera, escuchara o leyera. Yo tuve suerte.

Eramos, los aspirantes a medios, soñadores que teníamos inalcanzables un espacio escrito o de dibujo, un micrófono o la pantalla de TV. Hoy el tiempo es diferente.

Indiscriminadamente, hoy cualquier persona con una computadora puede hacer competencia a cartonistas, columnistas, opinadores de radio y TV. La manifestación de ideas (que no de noticias estrictamente) está en posibilidad de competir con las "grandes" firmas o trazos.

Un buen análisis o una buena crítica o cartón político, una buena parodía puede llegar a las masas en cuestión de segundos, y no necesariamente tiene que ser escrita por Lorenzo Meyer, Carlos Monsiváis o Denise Dresser o dibujada por Naranjo, Helguera, El Fisgón, Calderón o Trino.

La increíble capacidad de internet dejó de pronto desnudas las reglas, las normas, las guías, las medidas o los códigos.

Hoy, cuando las autoridades electorales (IFE) pretenden meter la mano en la manifestación de ideas, como lo es una crítica severa contra funcionarios como el gobernador de Veracruz Fidel Herrera, se enfrenta ridículamente a sus discusiones. Sus argumentos no hayan eco en las leyes que aun cuando quisieran aplicarse a las nuevas manifestaciones, hallaría vacío tras vacío y como gran limitante, el vastísimo espacio que hay para manifestarse en pro y contra de personajes desde cualquier punto del planeta.

El caso particular del video "Yo te vi robando", expresa que sólo es un ejemplo de que cualquier funcionario es blanco ya no de "profesionales" de la crítica, sino de "amateurs" que pueden hacer parodia de un personaje y la palabra "calumnia" o "insulto" quedan tan bofas como las palabras "moral" o "buenas costumbres"... las manifestaciones en internet sólo tienen la limitante de "la buena fe" de la gente y su intención de "molestar".

El caso de ese video, en coincidencia con la detención del twittero Jean Fernando Anleu (@jeanfer) en Guatemala, son apenas una pequeña muestra de que las leyes se convierten en un perro persiguiendo su cola al momento de querer formalizar lo que "debería ser".

Si un video molesta en YouTube, estará Metacafé, Dailymotion, Vimeo, Liveleak, tu.tv o se aplicarán al video en línea en Ustream, y más, se pondrán a disposición en servidores como Rapidshare, Megaupload, 4shared o en espacios peer to peer y se bajarán por las decenas de aplicaciones para computadoras para descargar directamente de ordenador a ordenador. ¿Quién puede controlar eso?

El único gran temor es que el mundo se convirtiera en una gran dictadura donde estos sitios de manifestación no existieran y esa idea, parece la peor de las ficciones.

¿Qué hacer, cómo comportase, cómo medir culpas o castigos?... la revolución de internet está poniendo a prueba, no precisamente a las autoridades y a los órganos encargados de legislar, de hacer leyes nacionales o internacionales, sino que está poniendo a prueba los límites de manifestación del ser humano. Y en este punto, parece que estamos en las primeras hojas de una historia que difícilmente veremos escrita en libros, sino en pantallas de computadoras.

Y aún cuando no es para las mayorías, estamos en el punto donde hombres y mujeres tienen una libertad absoluta para manifestarse, una libertad que en cosa de un estornudo se vuelve libertinaje, dependiendo de como y quién quiera "regularlo".

sábado, 11 de abril de 2009

Infantilismo web

Me resulta muy interesante ver el comportamiento de los usuarios habituales de internet... el interesante se vuelve preocupante ante la infantilización del comportamiento, no de los jóvenes, sino de los adultos...

Desde hace años, comencé a ver como la internet incrementa en grados exponenciales las posibilidades de informarse... pero también de desinformarse... en esta segunda oportunidad que tienen los usuarios de la web, brincan a un grado del desinterés y de una excesiva falta de análisis y a actitudes de prepotencia causada por una autoestima innecesaria (partiendo de que están ante nadie).

He visto adultos que comienzan a tener comportamientos de este tipo, adultos que prefieren el Metroflog, pero son incapaces de compartir un análisis en un blog.

Topé con información que sustenta un poco lo que digo.

La postura de Susan Greenfield, profesora de la Universidad de Oxford y directora de la Royal Institution, una de las principales entidades científicas británicas, pone el tema en la mesa.

«Mi temor es que estas tecnologías están infantilizando el cerebro, reduciéndolo al estado propio de un niño que se siente atraído por ruidos y luces brillantes, que tiene poca capacidad de mantener la atención y vive el momento», dice Greenfield.

La experiencia particular, es que, a no ser por usarlo como herramienta de comunicación, los flogs, por ejemplo, resultan espacios para la repetición inútil, para el copypaste indiscriminado con la única intención de contactar conocidos y desconocidos a diestra y siniestra con esa absurda idea de la popularidad.

Greenfield lleva las cosas más allá, a Facebook y Twitter, yo creo que no tanto, aunque se trata de comportamientos abusivos de estos recursos.

He visto adultos y profesionales que en lugar de hacer una disertación o una reseña de una fista, basta con poner una foto y pedir firmas, hacerlo como chiste innecesario a la nada, querer compartir el chiste o anécdota en un espacio permanente sin necesidad de interactuar o mantener un diálogo inteligente.

Dice Greenfield que cree la constante exposición a estos sitios de internet podría "reprogramar" el cerebro, "toda una nueva generación podría tener problemas de concentración en el futuro de seguir con tanta exposición a los videojuegos, salas de chat y a las redes sociales". Yo no lo dudo porque es evidente, basta visitar sitios Facebook, Hi5 y Metroflogs para evidenciar egocentrismos y aislamientos.

Queda de tarea para los usuarios o padecer de las consecuencias... porque el riesgo, ahí está, basta ver entre adultos el saber qué prefieren: un blog para analizar la situación o un Metro para poner "firmen chido".

martes, 3 de marzo de 2009

Una renuncia light

En este país, donde no pasa nada gracias a sus gobiernos, difícilmente tendrá alguna consecuencia judicial la 'aparente' salida del secretario de Comunicaciones y Transportes Luis Téllez Kuenzler.

Pilar de varios gobiernos priistas, mercenario a sueldo para Carlyle y con toda la información de comunicación sobre su espalda, Téllez pasará como muchos otros funcionarios que alcanzaron un grado de corrupción sin enfrentar a la justicia.

Por una razón, el endeble sistema judicial mexicano y porque en el país, siempre se ha confundido ley con justicia. Y es que aquí en México puedes ser cómplice de la corrupción (como el caso de la llamada de Téllez que acusa un delito de Carlos Salinas), pero no te puedes robar un pan para comer si eres desempleado...

El caso es que por encima de todas las dudas que generó Téllez dentro del sector de las comunicaciones (incluída la de su capacidad para administrar las comunicaciones sin saber colgar un celular), además de las suspicacias que ya acarreaba con el caso Salinas, se irá al retiro político y quizás a revivir su cartera de clientes de Carlyle, entre los cuales se encuentra el gobierno mexicano.

Felipe Calderón, obviamente, aprovechó para seguir pagando los favores que obtuvo para ganar la presidencia y hace brincar del sector salud al de comunicaciones a su cófrade Juán Molinar Horcasitas.

Tan sigue pagando favores que dio a Téllez un cargo como asesor de la Presidencia, haciendo de su salida, una renuncia light. Qué se pudo haber negociado para que saliera sin salir, "no me voy Felipe, nomas déjame como asesor, yo también tengo llamadas grabadas". ¿Qué? (perdón por el sospechosismo)

¿Qué puede saber Horcasitas de las comunicaciones. Entenderá acaso el fondo de la televisión digital, conocerá al menos la palabra "blog"... tendrá la capacidad para enfocar los recursos gubernamentales para mejorar los deplorables servicios que recibe el mexicano en cuanto a televisión, telefonía e internet? ¡Qué va, es un político! y es bien sabido que en el país, donde un político mete la mano, todo se va al carajo, así sean buenos proyectos ecológicos, sociales, deportivos, etc...
Téllez, Calderón y Horcasitas tras pactar los cambios

Eso pasa en México, donde una ama de casa se convierte de la noche a la mañana en presidenta del DIF y donde un director de un instituto de salud se vuelve encargado de las comunicaciones del país.

Diarios

Para el entorno periodístico de México, les fue muy extrañó que en 2002, el hombre estelar de trabajo editorial del país, el hombre al que se le reconocen los grandes aciertos periodísticos de la década de los noventa fuera a dar a El Universal y mucho más extraño fue que seis meses después fuera despedido, se dice, sin explicación alguna, de la empresa propiedad de Juan Francisco Ealy Ortiz . El hombre en el blanco es Ramón Alberto Garza.

Gurú de muchos. El hombre que puso muchas de las bases de Reforma en cuanto a su estilo vuelve a El Universal.
Desde el lunes, el diario de Ealy promocionó en su portada la sección "Dardos", una especie de acumulados de opinión de gente como Denisse Maerker, Ricardo Rocha, Pepe Cárdenas, Carlos Loret de Mola y otros, además de Garza que se unía a este equipo y por supuesto, olvidando la historia del 2002 y la consecuente demanda laboral.

Ramón Alberto Garza actualmente encabeza Reporte Índigo, un interesante sitio periodístico que se proyecta en la web y que enlaza toda la plataforma multimedia que permite internet. El plus, a diferencia de los blogs "copy paste" es el contenido, las exclusivas y el interés social sobre temas de relevancia para el país.

Es extraño, el caso es que Ramón Alberto, con el potencial que muchos le reconocen no encabeza actualmente ningún diario, pero sí regresa como columnista a El Universal, del cual fue su director editorial general con el apoyo de la consultora Danilo Black.

Quizás a Garza lo tocó la política, y por eso el paso atrás... como todas las cosas que tocan los políticos.

viernes, 27 de febrero de 2009

Otro más que muerde el polvo

En mi oficio, de ya casi 18 años (ey, estoy entrando a la mayoría de edad periodística), he vivido en carne propia y de lejos el cierre de diarios.

Hoy me entero de otro más, uno que estaba a punto de cumplir los 150 años, el Rocky Mountain News, de Denver, en el estado de Colorado, EU.
Rich Boehne, CEO de Scripps Co, anuncia el cierre

Con esto, la empresa Scripps, dueña del periódico pierde otra pieza, ya el pasado mes había cerrado el Cincinatti Post. Aunque todavía le queda más de una docena de impresos.

"Con gran tristeza, hoy les decimos adiós", arrancan en una emotiva despedida a toda plana, mientras en contra despliegan a todos los hombres y mujeres que quedan desempleados, pero cobrando hasta el mes de abril.

Es una tristeza para lectores y editores ver cómo un medio que tiene como fin ayudar a crecer a la sociedad y obvio, ganar dinero para el empresariado y los empleados, se va...
Triste también es decir adiós a todas las historias de esfuerzo que se tejen en una redacción, a los esfuerzos diarios de una gran plana, una primicia, una exclusiva... a cada discusión editorial, a las anécdotas personales, a más de un romance, a la supervivencia sobre la crítica bien y mal intencionada, al acierto del ángulo, a la foto inolvidable... a la felicitación anónima...

Me tocó con El Norte de Poza Rica (y posteriormente el Diario de Túxpam), lei como se fueron Summa, Novedades, El Heraldo, el triste caso de El Nacional (donde el gobierno volvió a manifestar ese enorme temor a la letra impresa), El Independiente (con todo y la delincuencia que implicaba) El Centro y Monitor, entre otros.

Es horrible recibir la noticia y ver un montón de huérfanos preocupados.

Casi en todos los casos fue inconsistencia financiera y no en una debacle consecuencia del crecimiento de internet como equivocadamente anuncian los genios de copy-paste. Nada que ver.

En este período de crisis internacional son otros tantos que han visto amenazada su impresión diaria, ya se conoce el caso de grupos editoriales que ven golpeadas sus finanzas y reestructuran deudas y reorganizan recursos entre alertas que trascienden a nivel mundial. Eso le pasa al menos a The New York Times, al Chicago Tribune y al Miami Herald.

En México, por fortuna, el año electoral dará un colchón a la crisis financiera, además que la promoción de los gobiernos locales, estatales y federal mantienen esa irresponsable medida de gastar en publicidad para promover figuras políticas. Eso salvará a muchos diarios, al menos en los estados.

La crisis editorial debería preocupar también por contenidos, eso sí que amenaza la supervivencia de los impresos. Mientras, la gente aún espera leer un buen producto editorial junto al desayuno... o en ayunas, según le vaya en la crisis...


Ultima edición por Matthew Roberts en Vimeo.
La despedida del Rocky Mountain News en video.

martes, 24 de febrero de 2009

Blogueros, lejos del periodismo...

Siempre he considerado que los columnistas de un diario o los editorialistas de radio o televisión son periodistas con mucha capacidad para almacenar información, para realizar análisis y para conseguir información privilegiada. (Poco a poco esta labor se ha denigrado de tal forma que hoy columnistas son los que abundan y quedan pocos a los cuales seguir) Hoy todos opinamos y qué bueno.

A qué viene esta idea, a que Cargamento sigue con interés esa discusión que no va a ninguna parte, pero de la cual algunos se toman atribuciones fuera de lugar... que los blogueros están haciendo evolucionar el periodismo...

Algunos bloggers se jactan de estar atando las cosas para que los medios, ahora llamados "convencionales" o "tradicionales" queden atrás haciendo creer a los cibernautas que realmente hay una evolución del "periodismo"... la tesis por supuesto es falsa, quien sepa hacer cuentas no lo hace contador.

El periodismo tiene un marco y el medio está lejano a hacer periodismo (hoy más que nunca se ve en función de los intereses empresariales de los medios). El blog, el espacio de escritura no es más que el medio... el periodismo es otra cosa...

El bloguero tradicional (y esta expresión la escribo a propósito de la calificación "medios tradicionales") cree que opinar es hacer periodismo y que tener un espacio de réplica hace evolucionar al periodismo. Falso. el bloguero tradicional está equivocado al pensar que opinar, criticar, o "decir" lo primero que se le ocurra lo hace periodista, falso, lo único que cubre es un espacio de opinión, si acaso, hace un intento de "articulo de opinión" o columna.

Veo interesante esa postura jactanciosa de decir que se tiene, por poseer un blog, un estatus de periodista o de apertura. Yo sigo viendo un opinador. Y tanto lo soy en este momento, dado que abrí mi primer blog en agosto de 2004, cuando ya tenía 13 años de trabajos en la redacción de diarios y ya una etapa de más de 3 en una redacción web. No dudo que una queja o manifestación en la web sea tomada en cuenta por autoridades por ejemplo, pero eso tampoco es periodismo.

Es la fecha en que difícilmente un bloguero ha dado la gran noticia en su espacio. Sitios que contratan a personal para subir comentarios sobre noticicias equivalen a pasquineros que levantan la información de un lado y la suben sin mayor labor de investigación, y que ganan "click-dólares". (Lo más curioso es que levantan información de periodistas o medios tradicionales, incluidas las oficinas de relaciones públicas o departamentos de comunicación social)

No veo fuentes reales de información salvo cuando se involucran con un aparato o un software nuevo y de primera mano dan a conocer sus virtudes o defectos, fuera de eso, no hay un sólo esfuerzo periodístico y opinar, cualquiera, ahora con internet, muchos más, hasta yo. Y ojo, muchos opinando no es hacer noticia, sólo se divulga.

Cuando una gran foto o video han aparecido en un blog, (y ocurrió recientemente con Twitter en el caso del avión de US Air), lo más que han conseguido es volverse una gran pizarra sin esfuerzo periodístico, es decir, una persona se halló la imagen circunstancialmente y la puso en esa pizarra sin haber de por medio una real labor informativa. Pasó con el meteorito de Canadá y fugazmente ocurrió con aquellas fotos filtradas de las residencias del gobernador del Estado de México Arturo Montiel, después el blog desapareció.

La jactancia de los blogueros que realmente piensan que se vive una etapa revolucionaria para el oficio periodístico es risible, se cae en el primer análisis, no la pueden sustentar, pueden jactarse de opinar todo lo posible, es posible que más de un valiente comience a subir información única, socialmente comprometida, pero incluso en el caso del narcotráfico (en México), los mismos narcos van por delante de los bloggers y sus presunciones, son los narcos quienes suben videos, hacen filtraciones y se mandan mensajes por internet.

Si un blog se vuelve un espacio equivalente a una columna periodística apenas está cubriendo una arista pequeña de todo el espectro entre los géneros periodísticos, géneros que no pueden evolucionar más allá de llegar al lector por internet a toda hora desde cualquier punto del planeta, siempre y cuando sea relevante y el lector sepa que existe ese medio. El buen o mal reportaje, crónica, nota informativa no dejará de ser bueno o malo por estar en un blog, pero es el momento que el blog no hace ni reportajes, crónicas o notas informativas, sino siguen siendo opinión, sólo eso, y opinar, se repite, lo hace cualquiera.

Y más, se jactan de editores, cuando la labor de un editor en un "medio tradicional", no se ajusta al momento de la redacción, sino que hay una estructura que respalda ese oficio desde la planeación de trabajos, la selección de material y la proyección al lector (aun el web), radioescucha o televidente.

Es la hora que no se ha visto que un bloguero suba información vital para la sociedad, no se conoce a un bloguero que sea seguido por soltar primicias (aunque sí están comenzando a aparecer revistas-web que causan impacto social como Reporte Indigo, pero se entiende porque la hacen periodistas). Ni siquiera los blogueros de sitios como El Universal pueden jactarse de eso.

La apertura de opinión por fortuna se ha ampliado, los espacios de denuncia son mayores, hay muchas maneras de quejarse y manifestarlo (con texto, fotografía, audio y video), pero en ninguno de los casos han conseguido alcanzar un poco de todo lo que implica el oficio del periodista.