sábado, 27 de noviembre de 2004

Política foxiana

Si el presidente Vicente Fox desea incrementar la distancia con el gobierno capitalino de Andrés Manuel López Obrador, lo que tiene que hacer es remover al secretario de seguridad en el DF, Marcelo Ebrard Casaubón.


Ebrard, López Obrador y Fox

Azuzado por medios como el diario Crónica y por sus mismos funcionarios, Fox tiene la responsabilidad de tomar esa decisión de incrementar la incertidumbre e inestabilidad política a causa del linchamiento en Tláhuac, que por donde quiera que se le vea, rebasó a las instituciones de seguridad, no sólo a las del DF, sino a las federales y a la misma población.

Ebrard manifestó que respetará la decisión de Fox a pesar que AMLO descarte una remoción, pero en la inteligencia del presidente está en hacer más amplio el abismo que hay entre los gobiernos federal y capitalino.

Quedará claro entonces, tras la decisión, el tacto político y las intenciones de Fox.

Una decisión como la que sugieren los voceros federales darían pie a que también se replanteara la situación del gobierno capitalino, a nivel constitucional, en cuanto a la toma de decisiones y responsabilidades que aún dependen del presidente.

Fox usa a los medios


Imagen de video difundida por la Presidencia

Fox da pistas de su política mediática y aprovecha la desgracia para aparecer como ángel salvador al llevar a la prensa, radio y televisión la imagen del abrazo con una de las viudas (Rosa Linda de los Santos) que dejó el linchamiento.

Qué necesidad de hacer pública una ayuda y expresarlo a los cuatro vientos como si estuviera protegiendo a la mujer de los hombres a los que señala, esos que toleran que se haga justicia por su propia mano, en referencia al Gobierno del DF.


Rosa Linda de los Santos y Vicente Fox, imagen difundida también por la Presidencia

No es muy clara la intención de Fox por apaciguar los ánimos revolviendo la percepción de la gente y provocando una respuesta que alargue la guerra de declaraciones.

Evidencian los asesores en comunicación la poca prudencia con que la se maneja el Ejecutivo.

Escandalizados

Comparto con los visitantes de este weblog la caricatura de Antonio Helguera publicada en La Jornada este viernes 26 de noviembre titulado "La Telecracia", a propósito del linchamiento en Tláhuac


La reproducción del dibujo no persigue algún fin de lucro

miércoles, 24 de noviembre de 2004

Una pregunta

¿Cuánta similitud encuentran entra Tláhuac, DF en pleno 2004 con la población Canoa, Puebla en 1968?

Crónica, periodismo con tendencia

Los editores del diario La Crónica Hoy tienen graves problemas para encontrar el ángulo correcto a su información. Pretenden endosarle la responsabilidad del linchamiento de dos agentes de la Policía Federal Preventiva al jefe de gobierno capitalino Andrés Manuel López Obrador.



La visión más simple indica que el problema no fue incapacidad policiaca o institucional, sino un conflicto que se funda en la desconfianza a la justicia y el temor a la inseguridad que desbordó en anarquía, incluso reconoció la PFP. Pero la esquina del diario se encapricha en "dañar" la imagen del tabasqueño, aunque sea por el vuelo de una mosca.

Crónica sigue siendo el bufón entre los periódicos.

martes, 23 de noviembre de 2004

Viene el lobo dicen las noticias, pero en Tláhuac se equivocaron

En el clásico infantil Pedrito y el lobo hay bastante sabiduría como para hacer caso de ella. En Tláhuac lo debieron saber.

Alto rating, altas ventas, alta audiencia, credibilidad, impacto, son palabras comunes en los medios de comunicación y sabemos que hay hechos que inevitablemente darán muchos televidentes, radioescuchas y lectores.

La seguridad pública es un buen tema, es impactante dar cifras de horror, de casos aislados que crecen inconmensurablemente cuando los volvemos un tema especial, un secuestro es un escándalo, más si sabemos el nombre, más si sabemos que hubo una amputación, más si tenemos una grabación de alguien suplicante, más si podemos obtener testimonios de primera mano que diga "algo" entre llanto y rabia.

Aún aislado, es impactante y se suma a las cifras, que entre reporteros y editores manejamos como masa de pan que dará un apetitoso producto. A veces es tan frío el uso de estos datos que perdemos la proporción y el impacto que tendrán.

Cientos de personas que escuchan de un secuestro, de varios, que pueden ser incluso víctimas, saben que los secuestradores los acosan. Eso pasó esta noche (23 de noviembre) en San Juan Ixtayopan, en la delegación Tláhuac del Distrito Federal.


Escenas del linchamiento en Tláhuac

Esperando secuestradores una turba asesinó a dos personas, que no eran secuestradores, sino agentes de la Policía Federal Preventiva adscritos al DF y asignados a una investigación precisamente sobre la prevención de secuestros y comercio de estupefacientes.

La masa no piensa, y si los agentes tenían cámaras y libretas y miraban una escuela, seguramente eran secuestradores en busca de una víctima, eso se dice en la prensa, la radio y la TV. No se trata de menospreciar la inteligencia de los habitantes de Tláhuac, pero una turba es incontrolable por más que se pida cautela.

Viene el lobo dicen las noticias, quizás este era el lobo, pero en Tláhuac se equivocaron.

Sumado a este profundo efecto de los medios, está esa idea, también difundida en los medios de que las autoridades no han hecho sus labores, luego entonces, es necesario hacer la justicia por mano propia evalúa la población. Si no es violentamente, decenas de miles lo pueden manifestar con una megamarcha.

La tragedia

Los agentes, informó el reportero de Monitor (102.5 FM) pasadas las 19:00 horas, traían consigo una cámara Sony digital y una libreta donde consignaban su labor. En el dispositivo electrónico había 18 imágenes, la mayoría de ellas de un auto y las menos de las calles cercanas a la tragedia.

En la libreta un itinerario de lo ocurrido en una casa. Una testigo dijo "había dos niños que fueron rescatados del auto, ya habían secuestrado a dos niños que son mis vecinos, no recuerdo sus nombres porque estoy nerviosa... no, de la mamá tampoco recuerdo su nombre".

La turba detuvo a los agentes, los golpeó y a dos de ellos los quemó (algunas versiones indican que estaban vivos cuando les aplicaron fuego).

Momentos antes de morir, uno de los agentes linchado aún dio teléfonos y extensiones de la oficina para la que trabajaba, dijo la dependencia a la que pertenecía, dijo su nombre con la boca ensangrentada.


En el suelo un cadáver aún ardiendo, en la otra imagen, la detención de un agente

Condicionados a que eran secuestradores y a que la justicia no se aplicaría, la turba juzgó, sentenció y ejecutó indiscriminadamente a los agentes Víctor Mireles y Cristóbal Bonilla, quedando gravemente herido Edgar Moreno que fue rescatado por elementos de la policía capitalina.

No es la primera vez que ocurre, y no será la última. Mientras los secuestradores estén merodeando por la deficiencia institucional y exista la intimidación desproporcionada en los medios, habrá una mezcla extraña de información y terror sobre la inseguridad, que en algunos casos desembocará en tragedia.

La publicación de las imágenes no persigue fines de lucro
Imágenes superiores publicadas por Reforma.com, las siguientes fueron transmitidas por Noticieros de Televisa

domingo, 21 de noviembre de 2004

"A mi manera", versión libre de George W. Bush

Si 225 mil soldados estadounidenses entran sin permiso a Irak, por qué no lo ha de hacer un guardaespaldas gringo a un edificio chileno

El presidente estadounidense George W. Bush y los agentes que lo escoltan rompieron la noche del 20 de noviembre el protocolo y agredieron a efectivos chilenos que resguardaban el Centro Cultural Estación Mapocho, en Santiago de Chile, donde se realizó una cena oficial para los representantes que asisten a la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

A continuación una secuencia de imágenes del incidente.


Agentes de seguridad chilenos y estadounidenses discuten luego que a los segundos les prohibieron seguir al presidente George W. Bush en la estación de trenes Mapocho en Chile, donde se realizó la cena de la APEC.



Bush hace un alto mientras su esposa Laura y el presidente chileno Ricardo Lagos siguen su camino hacia el interior del recinto. El presidente estadounidense se acerca al lugar del incidente.


George W. Bush (marcado con un punto) alcanza a su agente y pide paso para el guardaespaldas.


Bush se reúne nuevamente con su esposa y otros asistentes mientras el guardia de la polémica se mantiene vigilante a las espaldas de su jefe.

El conflicto entre agrupaciones de seguridad tuvo como consecuencia, que el presidente chileno, Ricardo Lagos cancelara una cena que estaba prevista para este domingo a las 21:00 horas, tiempo de Santiago.

El diario La Tercera citó fuentes de la cancillería chilena al informar sobre el desacuerdo por las medidas impuesta por el cuerpo de seguridad del presidente Bush.



La publicación de las imágenes no persiguen ningún fin de lucro.
Las fotos que aquí se reproducen fueron publicadas por el sitio de noticias de Yahoo y pertenecen a los servicios Associated Press y Reuters.

viernes, 19 de noviembre de 2004

A propósito de humor político

Germán Ortega tuvo la invitación de acudir a Primero Noticias de Carlos Loret de Mola caracterizado como su personaje de "El Peje" sabiendo de antemano que estaría frente al jefe de gobierno capitalino Andrés Manuel López Obrador. El funcionario tabasqueño tuvo la invitación de asistir al noticiario de Televisa, pero nadie le dijo que podría ser blanco de una burla y que podría, si quería, participar en ella.


"¡Papá!", dijo el cómico al ver a López Obrador

No hubo eventos extra más que la sorpresa, Ortega hizo los chistes de siempre frente a López Obrador y el perredista se vio forzado a hacer comparsa, no sin evidenciar su disgusto.

Víctor invita a Juvenal a su casa, y cuando Juvenal está en una situación de confianza, el hijo de Víctor recibe la orden de imitar, con todos sus defectos a Juvenal. ¿Cómo debería reaccionar Juvenal?.

En 1994, en plena carrera presidencial Cuauhtémoc Cárdenas tuvo una eventualidad en Veracruz, un grupo de presuntos simpatizantes hicieron un mitin, sólo que lo relevante radicó en que se trató de un grupo de homosexuales mandandos por el gobierno de Patricio Chirinos que intentaron abrazar al candidato.

Buen intento provocador, sin resultados.

Qué reacción esperaba Loret de Mola al llevarle al cómico para embarrarle en la cara de López Obrador algunos de sus defectos, qué periodismo intenta hacer, sería capaz de organizarle una fiesta así de sorpresiva a su jefe Emilio Azcárraga, al mismo presidente Vicente Fox, ¿qué nuevo recurso periodístico es este de parodiar al invitado?.



El funcionario lo tomó como una broma con el evidente tono de apechugar, pero hubo un dejo de molestia que estuvo por demás justificado.

De un tiempo acá la política es una chunga, lo vale cuando se puede evidenciar una veta de humor, cuando hay carencias políticas, cuando se aprovechan los tropezones de fondo no por una característica común entre los del sureste, como es hablar con tono.

Entendería la aparición del comediante en un programa del tipo de Otro rollo o de información más ligera, lo hubiera entendido en El Mañanero, en La Parodia donde realiza sus papeles Ortega, pero no en el noticiario de quien, según se evidencia, será el titular del espacio estelar de noticias de Televisa cuando lo decida Joaquín López Dóriga o sus jefes.

La excusa a hacer noticias de una forma diferente, como lo vende Loret de Mola, no cupo en el hecho, y además, lo que se pretendía no era dar una noticia, sino hacer una noticia en función de la reacción de AMLO, y un periodista nunca fabrica el escenario para crear la información.

Si fue chistoso o no, es otro asunto, porque es indiscutible que tanto Germán Ortega como López Obrador son excelentes comediantes cuando lo deciden.

El humor político en la TV

No es lo mismo "el Peje" que el Fobaproba

Hacer mofa de los acontecimientos políticos hoy en día es algo común en la televisión mexicana, es tan común que es necesario recordar aquella frase que dice: calidad no es cantidad.

En contados casos son afortunados, ácidos, analíticos, críticos y duros, en otros son previsibles, tímidos, sosos, prescindibles y hasta ofensivos para la inteligencia del televidente.

Pocos personajes dentro de los medios de comunicación han tenido el tino y la agudeza para hacer una sátira política precisa, y en el mayor de los casos, se han quedado con el humor ramplón y sin contenido, que hoy en día, abunda.

No siempre fue así.


Palillo, Lechuga y Salinas en promocionales de su trabajo

Es grato recordar casos como el de Jesús Martínez Palillo, Héctor Lechuga y Chucho Salinas quienes tuvieron el tacto de la crítica y sátira desde la década de los sesentas.

Serios problemas acarreó para Martínez al criticar a las autoridades capitalinas y evidenciar la veta humorística de la política.

Lechuga y Salinas, con "Cotorreando la noticia" hicieron lo suyo aunque con más mesura, pero finalmente fueron los precursores del análisis desde el punto de vista humorístico. Lechuga mantuvo por años este proyecto en programas como "Barriendo la noticia" en compañía de Mauricio Hernández.


Enrique Cuenca, Eduardo Manzano y Héctor Suárez

En los setentas, algunos pincelazos fueron dados por Enrique Cuenca y Eduardo Manzano, Los Polivoces, parodiando a personajes públicos, incluidos un Fidel Castro, Henry Kissinger, Agustín Barrios Gómez, Jacobo Zabludowsky, Pedro Ferriz, Rubén "el Púas" Olivares, entre otros.

El humor, sin embargo, era muy conservador. Vimos pasar por la televisión, principalmente a críticos que omitían nombres y que daban un panorama general al usar la política como recurso humorístico.

En los ochentas, Héctor Suárez con su "¿Qué nos pasa?" usó el humor con la función de llevarlo a la consciencia, pero sin la libertad necesaria.

Con la llegada de los noventa, los movimientos sociales radicados principalmente en la izquierda, dejaron grandes espacios de expresión no sólo en radio o prensa, sino también en la televisión.


Ausencio Cruz y Víctor Trujillo, este último encabezando como Brozo El Mañanero

A principio de los noventa escuchábamos críticas humorísticas, aún tímidas, en "La Caravana" de Ausencio Cruz y Víctor Trujillo. Herencia de ello fue "El Mañanero" transmitido por Trujillo y su personaje Brozo a través de Radio Acir.

Aun cuando no se vio en pantalla, Cruz siguió haciendo crítica política en escenarios teatrales.


La entrevista de Andrés Bustamante al Sub Marcos

Hacia 1994, Andrés Bustamante aprovechó a su personaje Ponchito para parodiar las noticias en el noticiario "Para Empezar" de Pedro Ferriz de Con en Stereo Rey. El comediante fue más directo y abrió su espectro con nombres y apellidos, pese al ambiente de censura existente.

En la ya TV Azteca, un tibio proyecto, que al momento sigue siendo tibio y a veces chabacano, inició con los llamados Peluches.

Timoratos a más no poder, y haciéndole comparsa al gobierno en turno, hicieron mofa con sus personajes de la oposición, no así al presidente Ernesto Zedillo a quien no tocaron con sus muñecos. A la fecha sigue siendo un proyecto válido pero lejos de ser crítico.

Con el fin de la era priista en la presidencia la crítica se partió en dos. Por un lado la veta se enriqueció, y por el otro, se precipitó al vacío.

En la línea que ha seguido, Andrés Bustamante no tuvo empacho en hacerse de él mismo un maniquí de Vicente Fox a grado de escribir un libro sobre el presidente y la capacidad le permitió que el Subcomandante Marcos le permitiera una entrevista en plena selva Lacandona.

Víctor Trujillo se enfrentó a la crítica de admiradores y detractores cuando se salió de la "oposición" y fue a dar a las filas de Televisa con su proyecto de "El Mañanero". Pese a ello, dio duros campanazos a partir del humor con su personaje Brozo.

En "El Mañanero" se destapó el caso Bejarano y acudieron a él personajes como Andrés Manuel López Obrador, Martha Sahagún y Diego Fernández de Cevallos para dar a conocer sus opiniones. No recuerdo un gobernador que se haya negado a una entrevista con el payaso.


Los Peluches y los integrantes del programa "Planeta 3 a chaleco"

Raquel Pankowsky está en el borde de la crítica. Y gran parte de su aportación al humor político se debe más a su parecido con la esposa del presidente que por su capacidad para criticar, termina siendo jocosa su imitación de Marta Sahagún, pero no hay mucho fondo en sus diálogos.

El proyecto de Planeta 3 a chaleco hace pensar más en un grupo de juniors que usan la burla sin grandes resultados. En el programa, los tres protagonistas, de los cuales sólo Yuriria Sierra es periodista (los otros dos titulares son Eduardo Videgaray y José Ramón San Cristóbal), se sacan de la manga los chistes, improvisan sin impactar y a falta de capacidad se apoyan en recursos gráficos sobre los entrevistados.

Planeta 3 a chaleco tiene el acierto, sin embargo, de intentar parodiar en vivo a políticos sorprendidos por preguntas fuera de lugar, la mayor parte de ellas, poco creativas y de obvios resultados. No termina por completar una buena revista de humor político o política humorística



Caso desafortunado que intenta mezclar el humor con la política es La Parodia. Se salva solamente la imitación de Germán Ortega de López Obrador, porque en el caso del actor Arath de la Torre, imita más a Andrés Bustamante en su papel del Güiri Fox, que al presidente y los demás personajes son forzados a parecerse con base en las caracterizaciones hechas por maquillaje.

Sin embargo en el contenido, no hacen algún tipo de crítica sino que se dedican a machacar clichés como el portafolios de Bejarano, las ligas, el acento costeño de López Obrador, la relación Fox-Sahagún. De fondo no hay nada.

Poca parodia, humor, crítica y sustancia. Sin embargo, vale la pena rescatar que son tiempos diferentes en los que la censura se mide a nivel empresarial y por autocensura, pero no hay ya el temor de abordar cualquier tema y decir las cosas como se piensan.

La deuda pendiente sigue siendo eliminar el temor de los actores y comediantes a las ligas evidentes que hay entre empresarios de los medios y el mundo político, lo demás es cosa de la risa.

martes, 16 de noviembre de 2004

Mucha imagen y poco delito

Bejarano libra una

Los priistas para comprar votos, entre otras cosas, regalan playeras con su publicidad, reparten despensas, usan recursos públicos en diversas formas, incluido el efectivo, para repartirlo entre los pobres con la amenaza de retirarlo si no votan por ellos, pavimentan los pisos de casas de bajos ingresos y otras lindezas similares, está en la consciencia de los electores, darles finalmente el voto y muchos se lo niegan.

Yo, en algunos casos, he recomendado, "reciban lo que quieran, despensas, concreto, láminas, playeras, pero no por ello, voten por quienes se lo regalen a menos que estén convencidos de hacerlo". Y nadie comete delito, salvo los partidos que la libran por enormes lagunas en el sistema jurídico mexicano.


Bejarano y su esposa, la diputada Dolores Padierda

A qué viene esto, a que como lo dije anteriormente, no deberíamos sorprendernos si René Bejarano sale libre por el escandaloso caso de los videos que difundió Carlos Ahumada a través de panistas y priistas en búsqueda de salvar un poco de su dinero.

Ahumada quería obtener la firma de contratos de las delegaciones políticas del DF y del mismo gobierno capitalino, dio dinero, quizo comprar, en el símil, era el PRI que quería el voto de los electores pobres, y este elector pobre, el gobierno del DF o las delegaciones, se lo negaron, le negaron la apertura a las obras de sus empresas.

Los perredistas se lo llevaron al baile, empezando por Bejarano, y por eso buscó la manera de recuperarlo vía el chantaje de los videos, y cuando no pegó, usó a los panistas (todo llegó a través de Federico Pizza Hut Döring) para hacer públicas las grabaciones y detonar una bomba que en sí no lo es.

Por qué no lo es, porque lo único que tenemos son videos. Degradantes, aplastantes, rotundos videos donde Bejarano recibe dinero.


Ahumada entrega unos 500 mil pesos

René Juvenal, en el momento de recibir el dinero de Ahumada, era un simple civil, estamos viendo cómo el empresario argentino le da billetes al ex perredista. La lógica simple nos hace ver que no es un robo, Bejarano no es en el momento de la grabación funcionario de un partido o funcionario del gobierno capitalino.

No se ha comprobado que sea dinero, el de Ahumada, producto de lavado de dinero.

Ahumada esperaba comprar favores que no obtuvo, estaba regalando dinero a lo idiota a un grupo de perredistas de poca palabra.

Ahora muchos se escandalizan porque creen que efectivamente había un fraude, un robo, una corrupción a gran escala. Pero no la hay, hay una ingenuidad inmensa en pos de alcanzar los niveles de corrupción pero no se consiguen.

Ahumada podría argumentar extorsión, pero no lo puede conseguir porque el mismo Ahumada lo estaba propiciando, compró solo promesas que los perredistas no cumplieron. Y lo peor, ahora pretende evidenciar un ilícito que nació con pruebas ilícitas al grabar sin autorización al ahora indiciado.

La "generosa" dádiva de Ahumada, me recuerda el caso de Raúl Salinas de Gortari quién le dio al dueño de la ahora TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego, 29 millones de dólares para invertirlos, y no hubo documento de por medio, nunca pudo exigir la devolución de tal dinero.

Ese es el caso de Ahumada que despierta opiniones tan encontradas donde el centro de todo siegue siendo, la imagen de Bejarano.

Luego entonces, si no hay un delito, pese a los bolsillos llenos de llamado "profesor", no nos quedará otra más que verlo salir de la cárcel y seguir la telenovela encabezada por el empresario, los perredistas y algunas sombras del orden oficial y otras innombrables.

sábado, 13 de noviembre de 2004

Quién reclama por el despilfarro

El gobernador de Tlaxcala recibirá 3 millones de pesos por irse

Nos guste o no, somos un país tercermundista, un país pobre en función de que más de la mitad de la población, unos 50 millones de personas, están en la pobreza y sobreviven con menos de 40 pesos diarios (poco más de 3 dólares).


Pobreza y burocracia en exceso

Somos un país con carencias enormes en las regiones rurales y zonas marginadas urbanas. Es fácil evidenciarlo en un viaje por carretera, no hay infraestructura aunque se anuncien grandes autopistas (basta recorrer la zona norte del estado de Veracruz), no hay distribución de agua adecuada, no hay distribución de luz y si la hay, no hay ingreso para cubrir el servicio, no hay muchas cosas para tener lo que se denomina una vida digna.

No hables mal de México, me reclama Tere al iniciar mi post, no, hablo mal de un sector que no ha hecho su trabajo.

Siendo un país pobre, tenemos un obeso cuerpo burocrático que nace en los propios organos legislativos federales y estatales, donde los diputados pueden, a su placer, establecer sueldos y prestaciones. Han sido escandalosos los salarios de estos representantes de la población.

Este año, los 500 diputados de la LIX Legislatura recibirán 17 millones 577 mil 045 pesos por concepto de aguinaldo, agenciándose cada legislador 35 mil 154 pesos con 9 centavos, cifra oficial que pueden dar a conocer sin ronrojarse porque es una cifra nada escandalosa, aunque en el estricto sentido del trabajo, si una cifra elevada.

Los diputados aquí no hablan del bono por fin de año, que multiplica los 35 mil pesos y que se eleva a una cifra superior a los 288 mil pesos (cifra que cobraron en 2003 los legisladores de la actual legislatura, además de su aguinaldo).

Hablamos de cifras escandalosas que sumadas a los aguinaldos de los legisladores locales superan los 111 millones de pesos.

La desvergüenza es enorme partiendo de la evidente incapacidad de algunos legisladores locales y federales que se forman a golpe de grilla y no de estudio o promoción de beneficios entre sus votantes.

Más aún, los partidos políticos pagan a discreción grandes sumas a sus dirigentes como lo evidenció el reportero Arturo Zárate Vite al publicar que un diputado del Partido Acción Nacional le pagó más de 400 mil pesos por concepto de su liquidación.

El dinero de los partidos es un beneficio del erario público, es el gobierno quién le da dinero a los partidos y el gobierno no tiene un peso, todo lo proporcionan los contribuyentes. Que se sepa los partidos políticos no son empresas generadoras de recursos, son simples parásitos que simulan hacer una democracia, pero que desde hace mucho están rebasados por las exigencias de la población.

Protagonista de estos casos se vuelve el gobernador de Tlaxcala, Alfonso Sánchez Anaya, que recibirá más de 3 millones de pesos como una gratificación de "despedida", pese al escándalo desatado en su entidad.


Sánchez Anaya acompañando al presidente Fox en una gira de trabajo

La cifra precisa suma
tres millones 194 mil 748 pesos, el equivalente a a más de dos años y medio de su salario. ¿Que empresa exitosa da un beneficio semejante a un alto ejecutivo?

No deja de causar cierta suspicacia el hecho que la información haya sido difundida
un día antes de las elecciones estatales por la agencia de gobierno Notimex (hoy al servicio del panismo), pero por sí la información es escandalosa e injustificable.

La nota evidencia también onerosas cantidades pagadas por el gobierno de Sánchez Anaya, de extracción perredista, incluidos secretarios y su chofer, que recibirá al concluir el sexenio más de un millón de pesos. Es como sacarse un premio grande en la Lotería Nacional.

¿Quién para el despilfarro propiciado por quienes hacen las leyes y se encargan de los gobiernos? ¿Por quién se debe votar si inevitablemente las grandes sumas se irán a las bolsa de funcionarios que difícilmente demostrararán que trabajaron por el beneficio de la mayoría poblacional? ¿Qué desean los gobernantes, la anarquía para detener estos abusos?

El país sobrevive pese a esto, no por los gobiernos federal o estatales o la burocracia, sobrevive gracias a su gente.

jueves, 11 de noviembre de 2004

Arafat: terrorista, pacifista, mártir

Como anunciando las cosas, el ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu dijo, el 24 de septiembre del 2002 al diario italiano La Repubblica que, tanto el Premio Nobel de la Paz Yasser Arafat como el ex mandatario iraquí Saddam Hussein caerían "más o menos en el mismo tiempo".


Arafat ante el pleno de Naciones Unidas en 1974

Su argumento era la necesidad de remover a ambos líderes para derrotar lo que consideró "terrorismo" y alcanzar la paz en la región en Oriente Medio.

"Es cuestión de esperar pocos meses" dijo Netanyahu y agregó: "es necesario abatir a ambos, deportar a Arafat y remover a Saddam. Una vez que Arafat sea removido del poder, lo que ocurrirá pronto, más o menos junto con la caída de Saddam Hussein, podrá partir el proceso de paz".


Yitzhak Rabin, Bill Clinton y Arafat al intentar encontrar la paz en 1993

Inquietante declaración sobre otros comentarios que se suman a la necesidad del gobierno israelí de ultraderecha por desaparecer a Arafat, incluídas por supuesto, las amenazas de muerte del actual primer ministro de Israel, Ariel Sharon sobre el ahora extinto líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Con el deceso del egipcio Arafat las cosas se facilitan tanto para el gobierno de Sharon como para el de Estados Unidos, ambos de una tendencia racista similar, con una tendencia similar al calificar de terrorista a cualquier otro país que mate, sin tomar en cuenta los asesinatos propios.


El líder palestino al recibir el Premio Nobel de la Paz y en la antesala de la muerte

No está descartado que Arafat haya sucumbido por un agente externo, pero fuera de las razones, naturales o propiciadas, queda de tarea para el criterio mundial, analizar la situación de grupos sociales que acosados por los grandes poderes militares y económicos, recurren a la violencia para rescatar lo que les resta de dignidad.

Entrevisté en febrero del 2003 al embajador de Palestina en México Fawsi Yousif M. El-Mashni, quien alterado gritaba a mi grabadora: ¡No están viendo a los muertos diariamente, estamos cansados de contar nuestros muertos, nuestros heridos, nuestros jóvenes arrestados, nuestras casa destruidas y demolidas, con retenes haciendo una discriminación racial contra un pueblo en el siglo 21, y ninguno se atreve a levantar la voz, ni a criticar a este estado racista el estado de Israel, que es el último estado racista en toda la historia humana".

Remató: "estamos en una gran prisión, en un país dividido en cerca de 300 (colonias), qué comunicación podemos tener".

El embajador palestino hablaba de los posibles nexos entre los palestinos y el gobierno de Irak, reía desconcertado al decirlo y la pregunta final lo decía todo: qué comunicación pueden tener si los niños palestinos ni a la escuela pueden ir.

Los palestinos están golpeados moralmente y con menores defensas ante un estado, con poder nuclear, que cierra e invade cada vez más territorios ocupados por los seguidores y antes gobernados por Arafat.

Toca a la comunidad internacional intentar un equilibrio en la zona, porque los protagonistas simplemente no están decididos a hacerlo, menos aun Israel, que pareciera que toma una venganza por actos cometidos en su contra en la Segunda Guerra Mundial.

Incomprensible resulta ver enfrentamientos de efectivos de uno de los ejércitos más poderosos del mundo, el israelí, contra civiles palestinos que pretenden un daño con piedras y palos.

Más incomprensible es ver intentos de aplastar cualquier movimiento que se mueve en contra del llamado pueblo judio, sin razones para negociar y tratando de desplazar a una agrupación humana, que históricamente estaban antes que los isrelíes en la zona y que este despojo fue solapado por la ONU y Estados Unidos.

Arafat está muerto, tal como lo planeó en un momento Ariel Sharon, pero lo peor que puede ocurrirle a los israelíes, es que tras el acoso del líder fallecido en Ramalá, tras los intentos de asesinato, las amenazas y las sospechas sobre su envenenamiento, Yasser se levante como héroe y mártir. Muere siendo el Premio Nobel de la Paz y será, la gran sombra de la paz que no pueden y difícilmente encontrarán los israelíes si mantienen posturas irracionales que mezclan el poder y la religión. Algo similar a lo que le ocurre a Estados Unidos.


Recepción con honores de jefe de estado en El Cairo

AVISO

Condolencias por Arafat

A partir de este viernes 12 de noviembre hay un libro de condolencias en la embajada de Palestina en México por la muerte de Yasser Arafat, informó el representante de aquel país Fawsi Yousif (en la foto).

Delegación Palestina en México
Lope de Vega 146, piso 5 (Polanco)
Delegación Miguel Hidalgo
http://www.palestina.com.mx

martes, 9 de noviembre de 2004

Sin videos de por medio, las autoridades endosan deuda de casi 115 mil millones de dólares a los mexicanos

"Con fecha 28 de julio de 2004, el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) recibió del Fobaproa recursos por un total de siete pesos, dicho importe representa la transferencia final derivada de la extinción de dicho fideicomiso".


¿Cuál de estos dólares debe usted?


De este modo, las autoridades financieras endosan a los contribuyentes mexicanos una deuda de 114 mil 909 millones de dólares, que en dígitos alcanza una cifra como esta 114,909'000,000 misma que se deberá pagar a los banqueros mexicanos como consecuencia de la crisis desatada en el gobierno priista de Ernesto Zedillo en 1994.
Fin trágico-cómico de un drama nacional, consolémonos con esos siete pesos de activos más los intereses que vengan.

Si las matemáticas no fallan y de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, que nos redondea en unos 100 millones de personas, la deuda por este concepto nos dice que cada mexicano debe algo así como mil 149 dólares con 09 centavos gringos. Convirtamos a pesos, cada mexicano, incluido el recién nacido, escuche bien señora, sí usted, su bebito debe por concepto del Fobaproa 13 mil 226 pesos.

Horrorosa herencia priista, apoyada por panistas.

¿Agregemos a esa cantidad los 79 mil 500 millones de dólares de la deuda externa? No no no, dejémoslo ahí.

Pero recordemos un poco para que no nos acusen que tenemos una mala memoria histórica.


Labastida, Zedillo y Madrazo, en una de sus reconciliaciones en 1999

La decisión de aplicar esa deuda a los mexicanos, todos, sí, usted también recién nacionalizado que paga impuestos, correspondía en realidad a un grupo de banqueros y empresarios, pero fue a raíz de una serie "de complicidades y componendas" que existen aun entre el poder económico y el poder político encabezado en su momento por el PRI, con una ayudadota del PAN que la cartera se abrió por otros lados.

Lo dice el resumen del libro "Fobaproa: expediente abierto" de Andrés Manuel López Obrador, uno de los más enconados críticos de esa maniobra oficial: "el contubernio entre financieros y políticos ha servido al apuntalamíento de un régimen caduco que se ha convertído en un lastre para el desarrollo del país; que tanto Madrazo como Labastida representan lo mismo, porque forman parte y están rodeados de quienes llevaron a cabo el saqueo más grande de que se tenga memoria desde la época colonial".

Pero el hoy famoso Peje, apodo poco creativo para el funcionario porque no hay una referencia digna que valga el mote, se adentró tanto en el caso que recopiló la friolera de 2 mil 610 documentos sobre el caso.

Acusó López Obrador, en la presentación del libro (5 de octubre de 1999), a Roberto Madrazo, Francisco Labastida y Vicente Fox de estar involucrados en el Fobaproa; "unos con créditos y otros mediante complicidades, pero los tres están ligados al fideicomiso".


No queda más que parodiar la crisis

Reclamaba aún a tiempo: "que Madrazo diga de dónde agarró los 70 millones de dólares que utilizó en su campaña. Esa es la única pregunta que tiene que contestar".

Muchos detalles del caso fueron consignados por los medios, pero, siendo un pesado ladrillo para explicar, muchos de los medios también optaron por evadir la responsabilidad (claro, como no había videos).

Y así pasaron los años, desde aquel durísimo 1994 hasta hoy que todo se fue, digamos que difuminando entre documentos y otros escándalos. Como si fuera cosa de eliminar tres ceros al peso, las autoridades tomaron fuera de base a los mexicanos y lanzaron, para empezar, un cambio de nombre del Fobaproa al IPAB, si no es lo mismo huele a traste, que a traste huele (pueden cambiar la última frase por "no es lo mismo Cassius Clay que Mohamed Alí").


López Obrador durante la presentación de su libro en 1999

Llegó el 95, con el arranque formal de la salvación bancaria, y tres años siguientes el armado para que finalmente el mexicano común pagara la deuda.

Vergonzoso para gobierno y legisladores priistas y panistas fue ocultar una y otra vez los nombres de los involucrados, más vergonzoso fue bramar ante la filtración de algunos personajes que estuvieron en el meollo, sabiéndose con lazos con los empresarios beneficiados.

El reportero de La Jornada Roberto González Amador tiene razón al decir que el fondo pasó a mejor vida por la puerta de atrás. "Con un acto administrativo, el Ejecutivo pretende cancelar cualquier posibilidad futura de investigar el proceso de rescate bancario".

El Fobaproa para los mexicanos, es ese portafolios lleno de documentos por pagar que nos encontramos con los gobiernos priistas, no es de nosotros la deuda, pero haciendo un esfuerzo la estamos pagando poco a poco.

viernes, 5 de noviembre de 2004

Víctimas de la TV

Desafortunadamente somos víctimas de lo que vemos y podemos estar padeciendo nuestra teleadicción, además de engañarnos como ocurre en el caso de René Bejarano.

¿Por qué?, porque en ese caso los televidentes no tenemos otra cosa que la imagen de un corrupto llenándose las bolsas y hemos saciado nuestro morbo por ver un video que ha servido como prueba "contundente" para juzgar al ex funcionario.


Bejarano defendiéndose en la tribuna improvisada dentro de la Cámara de Diputados

Hoy Bejarano está desaforado y no sé bien si los televidentes, tendremos el ánimo o la emoción de seguir punto por punto, como lo hicimos con el video que llevó a manera de entrega de pizzas el diputado panista Federico Doring al programa El Mañanero.

No sé si seremos capaces de leer y grabarnos en la mente datos de hojas y hojas en los documentos que generará el juicio que se realice a Bejarano.

Buen reto para quienes dijeron que Bejarano era el más corrupto de todos nomás porque vimos que se echaba billetes a las bolsas (eso, por sí, no es un delito).


Doring, Diego Fernández y Carlos Salinas

Será bueno, a partir de este momento saber bien el papel que tiene el defensor moral de Carlos Ahumada, hoy senador con fuero Diego Fernández de Cevallos así como del mismo Doring que tomó partido cuando sólo le entregaron anonimamente un video, será bueno también definir el camino del dinero que recibió no sólo Bejarano sino Ramón Sosamontes y Carlos Imaz, la labor de Rosario Robles sin engaños de que su cuenta solo tiene 3 mil pesos y se va a Europa, desde luego deberemos conocer el rol de dependencias como las secretarías de Hacienda y Gobernación y el CISEN en la filtración de datos y por supuesto, si se menciona tanto, será necesario, si en el juicio procede, que hable el ex presidente Carlos Salinas de Gortari.


Carlos Ahumada, Rosario Robles y Romero Deschamps

Es hora de dejar de ser televidente y olvidarnos de escenitas videograbadas para que se aplique la ley a todos por igual, y lo digo porque Bejarano fue desaforado, pero los legisladores panistas y priistas usaron una regla diferente a la que usaron con los senadores Carlos Romero Deschamps y Ricardo Aldana que están involucrados hasta el cuello en el caso Pemexgate por mucho más dinero de lo que se echó a la bolsa Bejarano.

La telecracia funciona bien a los empresarios del medio, pero los televidentes debemos olvidarnos un poco de esas deliciosas imágenes de corrupción y echarnos al ojo más documentos para que no nos quieran tapar las ganas de estar informados a través de la TV con notas de miles de pesos, cuando otras de milones de dólares bailan entre documentos.

Con pruebas, y sólo con pruebas, podremos saber si hay un complot o no contra el candidato natural Andrés Manuel López Obrador y si habrá que votar por él por las malas intenciones de sus contrarios, o por sus opositores si es que es demasiada la imaginación del tabasqueño.

miércoles, 3 de noviembre de 2004

Bush, el valor del miedo

Muy malos malos tiempos vienen para el mundo con la reelección del presidente estadounidense George W. Bush, fueron más o menos las palabras del escritor mexicano Carlos Fuentes, quien durante mucho tiempo se ha dedicado a temas diplomáticos e históricos.



No es necesario analizar profundamente los hechos para concluir lo que atinadamente dice el autor de El Espejo Enterrado.

George W. Bush es un hombre mesiánico que ha sentido que dios le ordena las cosas, que a costa del dinero es capaz de sacrificar gente propia y ajena, que con el recurso del miedo, el poder y los grandes capitales ha hecho creer a los estadounidenses que son dueños del mundo, los encargados de la seguridad del planeta y los únicos que pueden apreciar la libertad.

Con su triunfo, mínimo y con un proceso electoral increíblemente atrasado que no hace contar el voto ciudadano, George W. Bush considerará que tiene la autorización para continuar aprovechando el poder militar de su país para maniobrar a diestra y siniestra por todo el orbe.



En una contradicción, millones de estadounidenses le dieron valor al miedo, y por temor, ante las promesas de seguridad, votaron por Bush.

El miedo les impidió ver los cientos de muertos propios y los miles extraños.

La ultraderecha estadounidense se fortalece en una sociedad de doble moral, que reza todos los sábados pero que puede jactarse de ser el país con mayor responsabilidad sobre las muertes generadas en las guerras de los últimos 50 años.

Los estadounidenses que votaron por su presidente pueden decir que son libres y ante su temor ir sobre los países que no piensen igual, sea Afganistán, Irak, Irán, Somalia, Etiopía, Palestina, Norcorea, Cuba, qué más da quién sea el responsable. La política estadounidense, la de Bush es clara, es dios, si no estás conmigo estás contra mi.



Los grandes potentados, los hombres de los enormes recursos se pueden jactar de seguir apoyando la pobreza con algunas miserias mientras inviertes billones en la fabricación de armamento.

Son muy muy malas noticias para el mundo, que ante el poder militar y económica tengan que dar un paso menos por no molestar, no pueden ser un Panamá, un Grenada, un Chile, un Filipinas.

Bush habla de fundamentalistas y los principales fundamentalistas fueron él, su familia. Bush habla de terrorismo y él es el principal terrorista. Bush habla de defender la libertad invadiendo otros países.

Los estadounidenses votaron por el hombre cuya familia hizo negocios con los responsables de los ataques el 11 de septiembre del 2001. Los estadounidenses que votaron por Bush pueden sentirse seguros viviendo al margen de la seguridad que les impone su gobierno ofreciéndoles permanentemente una alerta amarilla. Los estadounidenses que simpatizaron con los republicanos pueden sonreir y festejar mientras sus hijos en edad militar corren el riesgo de morir en otras naciones.

Con Bush festejan Tony Blair y Ariel Sharon, los accionistas de las grandes empresas militares y de teconogía bélica que mañana subirán en la bolsa, entre ellas Halliburton que creció al margen del poder de los republicanos.

Malos tiempos, bien lo dijo Fuentes, muy malos tiempos se avecinan al ver al ogro mundial rejuvenecido, gobernando un país dividido y con una legitimidad como mandatario por los suelos.